miércoles, 26 de agosto de 2009

Galicia burla la amenaza del fuego

Galicia lleva una semana en alerta máxima por riesgo de incendios. La combinación de altas temperaturas con los vientos del nordés que soplaron en días pasados hacían temer lo peor a la Consellería de Medio Rural. Sin embargo, se está salvando la situación con relativa calma. Desde el comienzo del buen tiempo sólo un incendio ha puesto en jaque a los servicios de extinción. Ocurrió ayer en el municipio ourensano de Vilardevós. El fuego obligó a cortar temporalmente la A-52 y llegó a acercarse a 200 metros de las casas, según informó el alcalde, José Luis Pérez.


No hizo falta desalojar las viviendas, pero sí afectó al tráfico de la Autovía de las Rías Baixas. A última hora de ayer ya estaba restablecida la circulación, pero aún había retenciones por culpa del humo.

Las llamas arrasaron 100 hectáreas de monte y obligó a desplazar a la zona dos hidroaviones y tres helicópteros. Fue el primer incendio en lo que llevamos de verano que ha superado las veinte hectáreas de superficie.

La Consellería de Medio Rural reconoce que está siendo un verano "anómalo". En julio no hubo incendios por el mal tiempo pero en agosto han subido los termómetros y la actividad incendiaria sigue siendo "bastante baja". Aunque en lo que llevamos de mes sí se registran fuegos en la comunidad autónoma, sobre todo los fines de semana, son rápidamente controlados por los servicios de extinción y no llegan a las veinte hectáreas de superficie afectada, a excepción del ocurrido ayer en Vilardevós.

Por ejemplo, durante el domingo pasado los montes gallegos sumaron un total de 22 incendios, pero sólo tres superaron la hectárea quemada. El de mayor dimensión se registró en O Bolo (Ourense), que fue finalmente extinguido con sólo 17 hectáreas quemadas.

Aún así, en la Consellería de Medio Rural insiste en que hay que ser cautos y se mantienen expectantes porque la situación puede cambiar de un día para otro. De hecho está previsto que continúe el buen tiempo, al menos hasta el jueves.

A pesar de que en estos últimos días no haya sido muy intensa la actividad incendiaria, Galicia siempre ha sido una comunidad muy castigada por el fuego. Esto puede estar relacionado con el predominio de pinos y eucaliptos en los montes gallegos. Ecologistas en Acción cree que este tipo de bosques favorece los incendios, mientras que no suele ser tan habitual un gran fuego en bosques maduros autóctonos. Por eso cree necesario replantearse la gestión forestal de los montes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario