martes, 20 de octubre de 2009

Samuel Juárez, compromete una línea de ayudas forestales para 2010 y una Ley de Montes en la presente legislatura

El conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, comprometió hoy una línea de ayudas forestales para 2010 cuya cuantía económica será "importante", así como la aprobación esta legislatura de una ley de montes "de consenso" y con una "amplia vocación de permanencia en el tiempo". Así lo aseguró a Europa Press el director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, tras mantener hoy, junto al titular de la Administración agraria gallega, una reunión con representantes de la Asociación Forestal de Galicia.

Una de las cuestiones tratadas en el encuentro, según explicó, fue la "conveniencia" de dar luz verde en esta legislatura a una ley de montes "de consenso y de futuro", así como de avanzar en el desarrollo normativo de sus aspectos más importantes."Existe la voluntad de establecer una situación de consenso y de pactos en el ámbito forestal", recalcó, tras subrayar que en las dos últimas legislaturas fueron dos los borradores de sendas leyes de montes las que quedaron pendientes de iniciar el trámite parlamentario.

En el encuentro, se analizaron las necesidades en materia silvícola y de ordenación forestal; el refuerzo de la presencia de madera certificada en la comunidad; las posibilidades de mejora de la fiscalidad forestal; el fomento de los 'soutos' --bosque conformado por castaños-.También se habló de aspectos vinculados a la sanidad forestal, al desarrollo de la biomasa y a la articulación de posibles líneas de ayuda más necesarias para el sector forestal

Fuente: www.portalforestal.com

lunes, 19 de octubre de 2009

A caza en Galicia

Medio Rural publica, na véspera do comezo da tempada, a guía informativa “A caza en Galicia”
  • A publicación resume de xeito práctico, en 46 páxinas, o máis destacado da normativa vixente sobre a actividade cinexética
  • Lémbrase que o período para exercer esta práctica, válido con alcance xeral, será o comprendido entre os días 18 de outubro de 2009 e 6 de xaneiro de 2010
  • A guía inclúe tamén información sobre as especies, os métodos e as limitacións xerais ou particulares para desenvolver esta actividade na Comunidade galega
 

A Consellería do Medio Rural ven de publicar a Guía Informativa “A Caza en Galicia” correspondente á tempada 2009-2010, que comeza oficialmente pasado mañá, domingo día 18. Trátase dunha publicación que sae do prelo con carácter anual, moi popular entre os afeccionados á práctica cinexética, que se distribúe en colaboración coa Federación Galega de Caza, así como por medio dos axentes forestais da Consellería do Medio Rural e en armerías e tendas especializadas. A través de 46 páxinas, a guía –da que se tiraron un total de 30.000 exemplares– resume, co apoio de preto de 70 imaxes, gráficos, mapas e táboas, a información actualizada sobre a normativa vixente, especies, métodos e limitacións xerais para desenvolver esta actividade.

Na guía, a toda cor e de fácil manexo, resúmense os contidos da Orde publicada no Diario Oficial de Galicia (DOG) do pasado día 5 de agosto pola que se determinan as épocas hábiles de caza durante a tempada 2009-2010. Esta norma de vedas regula, en cumprimento do disposto no artigo 42 da Lei 4/1997, de caza de Galicia, os períodos hábiles de caza, as especies sobre as que se poderá exercer a práctica cinexética, os métodos autorizados e as limitacións xerais ou particulares que afectarán ao exercicio desta actividade na Comunidade Autónoma no referido período. Segundo o establecido por esta Orde –tal e como tamén se lembra na guía– o período hábil para exercer a caza, válido con alcance xeral, será o comprendido entre os días 18 de outubro de 2009 e 6 de xaneiro de 2010, ambos inclusive. Os días da semana nos que se permitirá o seu exercicio dependerán de que se trate dunha ou doutra das modalidades de caza maior ou menor.

Limitacións

Entre as limitacións, en canto a pezas de caza, explicítase que nunca poderán incluírse como tales as femias de especies de caza maior cando vaian acompañadas das súas crías; os machos inmaturos de corzo, cervo ou gamo ou os machos adultos que efectuasen a esmouca antes do peche do seu período hábil de caza. Ademais, determínase que tódolos animais de caza maior que fosen abatidos deberán ser identificados mediante unha precintaxe que lles será facilitada aos titulares dos terreos cinexéticos pola Consellería do Medio Rural, logo do pagamento da correspondente taxa.

Para máis información, pódese descargar a guía en formato pdf no seguinte enlace:

jueves, 15 de octubre de 2009

ENCE proyecta en Huelva la mayor planta nacional de producción de energía a partir de biomasa



ENCE proyecta en Huelva la mayor planta nacional de producción de energía a partir de biomasa, con una potencia de 50 megavatios. En el proyecto, que se ha presentado esta mañana, se invertirán unos ochenta millones de euros, creará cuatrocientos empleos y estará a pleno rendimiento a principios de 2011.

Huelva se va a poner a la cabeza de España en la producción de energías renovables gracias a la biomasa. Las raíces, hojas y corteza del eucalipto, es decir, todo lo que no queda transformar en pasta de papel, lo va a aprovechar la factoría de ENCE en San Juan del Puerto para producir, a partir de 2011, 50 Megavatios.

El proyecto será realidad gracias a los acuerdos de la empresa de dcelulosa ENCE con la Junta de Andalucía para el desarrollo energético y forestal de la provincia. En el proyecto, ENCE invertirá ochenta millones de euros, y calcula que creará 400 empleos en el ámbito rural. La mayor productividad permitirá eliminar 40.000 hectáreas de eucaliptal.
 

lunes, 12 de octubre de 2009

El sector maderero calcula que la reordenación del bosque costará unos 3.000 millones

Silvicultores, aserradores, rematantes y las industria de pasta y tablero entienden que en la comunidad hace falta una apuesta pública decidida por invertir en el monte. Según los cálculos de las madereras, las explotaciones forestales rentabilizan su actividad a partir de un tamaño de 25 hectáreas, una superficie que está muy lejos de la media gallega. Diversos estudios elaborados por la industria gallega calculan que Galicia precisa una inversión de unos 3.000 millones de euros para consolidar un escenario forestal competitivo. Este desembolso público -que según el ramo debería hacerse durante decenios- supondría a largo plazo un importante ahorro en incendios y numerosos efectos beneficiosos para la economía gallega, como fijación de empleo en el mundo rural (castigado por un vertiginoso proceso de despoblación). También aumentaría las posibilidades de inversión de la industria maderera al poder transformar más materia prima.

Medio Rural alerta de que el resultado del proceso de cambio se verá a muy largo plazo

La Consellería de Medio Rural, competente en materias de gestión forestal, advierte de que los resultados de un mejor aprovechamiento del bosque una vez resueltos los problemas de propiedad se verán «a muy largo plazo». El director xeral de Montes, Tomás Fernández Couto, que ya ocupó este cargo en anteriores legislaturas, explica que la apuesta por la agrupación forestal para una gestión conjunta que genere mejores rentabilidades «es un objetivo estratégico» de su departamento. Sobre la gestión del bipartito, el responsable de la Xunta se muestra claro: «Nosotros compartimos la filosofía de la Uxfor creadas por Suárez Canal, pero entendemos que requieren algunas modificaciones porque el modelo actual puede ser útil en unos casos y no en otros». Pese a todo, la Xunta apuesta por la nueva figura societaria que recoge la ley de montes, pero mientras no esté operativa considera que se debe aprovechar la Uxfor para continuar la estrategia de agrupación.

Os donos de monte que agrupen o seu terreo terán mellor trato fiscal

O minifundio fai que en Galicia haxa xa dous millóns de parcelas forestais abandonadas ou infrautilizadas

A Xunta negocia con Madrid unha nova figura societaria para a xestión conxunta das explotacións

Os propietarios forestais que agrupen as súas parcelas para unha xestión conxunta do monte poderán optar a un mellor trato fiscal. A Xunta iniciou as negociacións co Goberno central para o desenvolvemento dunha nova figura societaria -prevista na lei estatal de montes do 2003- que incentive o aproveitamento forestal. Con esta rebaixa tributaria, que afectaría ao imposto de Sociedades, tamén se pretende atraer ao capital privado para que invista no monte, un instrumento apenas utilizado ata agora. Os donos particulares de parcelas forestais non sempre teñen os suficientes recursos para rendibilizar as explotacións. A Consellería de Medio Rural xa constituíu un grupo de traballo para presentar en Madrid unha proposta para o desenvolvemento desta nova figura societaria, que tamén ve con bos ollos o ministerio que lidera a galega Elena Espinosa.


A estrutura minifundista da propiedade do monte é o que explica que en Galicia haxa xa dous millóns de parcelas forestais abandonadas ou infrautilizadas, un problema endémico que arrastra esta comunidade. Segundo as últimas cifras oficiais, nesta autonomía hai 672.000 titulares catastrais de monte, nunha poboación de apenas 2,8 millóns. O reducido tamaño das parcelas -oito de cada dez teñen menos de media hectárea- hai pouco rendible a súa explotación e o resultado é que unha boa parte do bosque galego está abandonado, o que dispara o risco de incendios e significa desaproveitar economicamente un recurso estratéxico.

O impulso á nova figura societaria require do traballo conxunto das Administracións autonómica e central, porque hai que modificar algúns aspectos da lei de sociedades e da regulación fiscal para pór en marcha as exencións tributarias. Medio Rural tamén está ultimando modificacións no modelo da Uxfor (unidade de xestión forestal), ferramenta que impulsou o bipartito durante a pasada lexislatura para resolver precisamente este problema.

A consellería liderada por Samuel Juárez entende que se trata dunha figura que pode funcionar nalgúns casos -ten un mecanismo asembleario no que non sempre é fácil pór de acordo a todos os propietarios- e que expón algúns problemas de aplicabilidad xurídica ao servir para montes veciñais e particulares.

Tamén consideran que debe ampliarse nalgúns supostos a superficie mínima requirida, que só é de quince hectáreas.

viernes, 9 de octubre de 2009

Concesion Administrativa de Aguas- Legalización de Aguas

La gestión moderna del dominio público hidráulico, en especial del propio recurso hídrico, es inconcebible sin el conocimiento y control de los volúmenes de agua utilizados por los distintos usuarios. También es necesario conocer los volúmenes de agua retornados al dominio público hidráulico después de su uso y la cuantía de los vertidos a aquél de aguas residuales.

En el proceso de adaptación sufrido por la Ley de Aguas en la última década, se han introducido diversas determinaciones sucesivas sobre esta materia. En este sentido, el texto refundido de la Ley de Aguas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, ya establecía la obligación, para los que por cualquier título jurídico tenían derecho a la utilización privativa de las aguas, de instalar y mantener los correspondientes sistemas de medición que garantizaran información precisa sobre los caudales de agua efectivamente utilizados, y en su caso, retornados. En aquel entonces se atribuía a los organismos de cuenca la competencia para determinar en su ámbito territorial los sistemas de control efectivo de esos caudales.

Posteriormente, la disposición adicional duodécima de la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, reiteró que los organismos de cuenca determinarían los medios de control efectivo de los caudales concesionales y de los vertidos al dominio público hidráulico, estableciendo los procedimientos de comunicación e inspección de dichos medios. Asimismo, fijaba el plazo de cuatro años contados a partir de su entrada en vigor para que los titulares de derechos instalasen dichos medios de control.

Finalmente, la Ley 11/2005, de 22 de junio, por la que se modifica la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, en su disposición final primera, modificó el texto refundido de la Ley de Aguas, introduciendo en su apartado sexto un nuevo cambio por el que se encomienda a la administración hidráulica el establecimiento con carácter general de la normativa para regular los sistemas para realizar el control efectivo de los caudales de agua utilizados y de los vertidos al dominio público hidráulico. Expresamente se menciona que, los titulares de las concesiones administrativas de aguas y todos aquellos que por cualquier título tengan derecho a su uso privativo, estarán obligados a instalar y mantener los correspondientes sistemas de medición que garanticen información precisa sobre los caudales de agua en efecto consumidos o utilizados y, en su caso, retornados.

Dada la importancia que tiene esta orden ministerial en los expedientes de legalización de augas, sobre todo a comunidades de usuarios de agua se publica esta hoja informativa:



Hoja Informativa OM Cont Adores 2009

Solo el 8% de los montes gallegos puede acceder a los «contratos verdes»

Solo el 8% de los montes gallegos tiene los certificados de sostenibilidad exigidos para acceder a los «contratos verdes», lo que ha llevado a la industria forestal a importar materia prima, mientras la caída de la demanda general de madera amenaza a más de 3.000 empleos directos en Galicia. Técnicos, productores y sindicatos señalan que, mientras en Europa el 50% de los bosques están certificados, los productos gallegos del monte no pueden acceder a una parte millonaria del mercado internacional por carecer de este estos distintivos, cada vez más exigidos por administraciones y empresas al adquirir material, mobiliario o papel.

De hecho, para optar a la contratación pública -que supone más del 15% del PIB europeo- la Unión Europea (UE) exige que la materia prima provenga de un bosque gestionado de manera sostenible.

En el 2009, sólo alrededor de 120.000 de las 1.400.000 hectáreas forestales gallegas tenían estos certificados, una situación paradójica que agrava la crisis de un sector en el que los precios de la madera han caído hasta un 40% en el último año, debido al excedente de materia prima y a la reducción de las talas.

«Estamos perdiendo la carrera de la competitividad», aseguró a Efe el gerente de la asociación de productores Monte-Industria, Juan Picos.

La mitad de la madera que se corta en España procede de Galicia, pero sólo el 8% está certificada, por lo que «hay fábricas paradas, mientras los tableros se traen de fuera», añadió Picos.

Las políticas de «compra verde», impulsadas tanto por la UE como por compañías como Inditex, requieren un certificado, como los emitidos por el Sistema de Certificación Forestal Paneuropeo (PEFC) y Forest Stewardship Council (FSC), que garantice el equilibrio social y medioambiental en la explotación forestal.

«Se trata de controlar la transformación del producto y garantizar que la materia prima procede de un bosque gestionado de manera sostenible», explicó la secretaria general de PEFC España, Ana Belén Noriega.

Por ello, no sólo se controla la extracción de la materia prima sino también todo el proceso hasta la elaboración final del producto: sillas, cartones, bolsas, papeles o plantas aromáticas. Es la denominada «Cadena de Custodia».

La demanda de las empresas tira en la actualidad de esta cadena y obliga a la industria a buscar materia prima certificada que Galicia «no es capaz de abastecer», reconoció el responsable del sector forestal de Unións Agrarias, Jacobo Feijoo. «El eterno problema del minifundismo», añadió su homólogo de CC.OO., Alejandro Rodríguez Pazos.

Dos tercios de la superficie forestal está dividida en parcelas de 0,5 hectáreas, «por lo que es muy difícil de aprovechar», comentó el profesor de Ingeniería Agroforestal de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Alberto Rojo. De hecho, sólo la Xunta -86.177 hectáreas- y algunas empresas -Finsa o Norte Forestal- certifican sus montes.

Sin embargo son muy pocos los propietarios privados -mayoritarios en Galicia- los que acceden a estos certificados. ¿La razón?. El coste, «incluso 100 veces superior al de otros países», resaltó Picos.

Además, la situación se agrava. Desde 2006, Galicia perdió más de 23.000 hectáreas de monte certificado, y desde enero la superficie con sello PEFC descendió en 18.000 hectáreas.

Para evitar el sobrecoste para los propietarios, las certificadoras proponen una gestión agrupada. «Es necesario un ente que gestione la acreditación, y puede ser la Administración, como sucede en Castilla y León, País Vasco o Cataluña», apuntó Rojo.

«La administración debe ayudar, pero también las empresas», afirma Feijoo. La papelera Portucel prima al propietario en la venta de madera certificada, «algo que Ence no hace», resaltó irónico.

No obstante, no todos en el sector avalan los certificados. «El sello no implica ser inocuo para el medio ambiente», advirtió el secretario ejecutivo de la asociación ecologista Adega, Fins Eirexas, aunque reconoció que los certificados son una buena iniciativa, «siempre que se cumplan las exigencias».

Fuente: http://www.portalforestal.com

martes, 6 de octubre de 2009

Un Plan E para el sector forestal podría generar más de 300.000 empleos

El Colegio de Ingenieros de Montes de Madrid estima que una inversión pública en el sector forestal similar a la del Plan E generaría más de 300.000 empleos, sobre todo en el sector público.


Esta es una de la conclusiones de la jornada ”El monte como yacimiento de empleo”, que se ha celebrado hoy con el objetivo de analizar el empleo que genera el sector forestal en la actualidad y sus posibilidades en el futuro.

Los ingenieros han estimado que con un Plan F -como alternativa al Plan E puesto en marcha por el Gobierno para incentivar el empleo- y a través de la inversión de 11.000 millones de euros se podrían repoblar 1,8 millones de hectáreas y realizar tratamientos silvícolas sobre otros 2,75 millones, con lo que se generarían unos 302.500 puestos de trabajo.

El decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo, ha explicado que ”las inversiones que se hagan en el sector forestal español no sólo tienen carácter productivo” porque los bosques también son activos generadores de servicios.

Algunos de estos servicios son difícilmente cuantificables como el paisaje, la biodiversidad, la fijación de dióxido de carbono, la lucha contra la desertificación o la calidad del agua y del aire, entre otros.

Del Álamo ha insistido en la capacidad que tiene este sector de generar empleo no sólo en las actividades tradicionales como la repoblación forestal y los tratamientos silvícolas, sino también en el campo de las energías renovables con el aprovechamiento del combustible forestal.

El presidente de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo), Miguel Ángel Duralde, ha señalado que ”la gestión forestal en España está minusvalorada” y la administración pública ”tiende a improvisar” en las actuaciones del sector forestal ”sobre todo en momentos de crisis”, porque los obstáculos administrativos son menores y generan mayor número de empleos.

”La inversión que reclamamos a la administración pública no es un subsidio, es una inversión productiva que repercute en la sociedad”, ha apuntado Duralde.

Del Álamo ha asegurado que en España ”muchos montes no son rentables desde el punto de vista económico, y la sobreprotección que parece sostenible puede llegar a ser un grave problema, ya que supone el abandono de grandes superficies forestales y un mayor riesgo de incendios”.

La gestión forestal pasa desapercibida, según estos expertos, porque ”no está en la cultura de la sociedad”, a pesar de que en los últimos 20 años la superficie forestal arbolada ha pasado de 12 a 19 millones de hectáreas, que deben gestionarse ”adecuadamente”.

Fuente: http://www.espacioforestal.org

jueves, 1 de octubre de 2009

La Xunta seleccionará en dos meses los proyectos para las plantas de biomasa

Medio Rural hará en noviembre la primera criba tras obtener informes ambientales y de viabilidad energética de las candidatas para adjudicar las instalaciones en primavera
 
Las siete plantas de biomasa que el bipartito se proponía crear en Galicia para generar energía a partir de residuos forestales y contribuir a limpiar los montes serán adjudicadas en un plazo máximo de siete meses, según el secretario general de la Consellería de Economía e Industria, José Riesgo, quien ayer compareció en la comisión de energía del Parlamento gallego para responder a una pregunta del BNG y despejar cualquier duda sobre el otro concurso energético que los nacionalistas consideraban en peligro tras la entrada del Partido Popular en la Xunta.


De las 48 propuestas presentadas por empresas como Unión Fenosa, Norvento (Caixa Galicia), Ferrovial, Enel o Ence, la Consellería de Economía ha descartado seis por errores administrativos en los anteproyectos o los planes de empresa que incluyeron en sus ofertas.

Los 42 proyectos que quedan tendrán ahora que someterse al informe medioambiental de la Consellería de Medio Ambiente e Infraestruturas y también al de Medio Rural, que analizará los planes de empresa y los anteproyectos para evaluar la viabilidad de las instalaciones propuestas. El departamento que dirige Samuel Juárez será el encargado de hacer la segunda criba. La primera la hizo Industria el 22 de julio, cuando publicó en el Diario Oficial de Galicia (DOG) que todos los proyectos presentados al concurso presentaban errores administrativos y dio a sus promotores 10 días de plazo para subsanarlos. Las iniciativas no acreditaban suficientemente su capacidad técnica o económica o contaban con un plan empresarial incompleto. Fuentes de la Consellería detallaron ayer que las seis que se quedaron fuera renunciaron a modificar sus proyectos o volvieron a presentarlos con deficiencias.

La Xunta cuenta con adjudicar la construcción de las siete plantas entre marzo y abril de 2010, una vez obtenida la "propuesta de prelación" de Medio Rural, con lo que parece poco probable que los complejos empiecen a generar electricidad antes de 2011.

El decreto que regula el concurso fue aprobado en noviembre del año pasado por la entonces Consellería de Innovación e Industria que dirigía el nacionalista Fernando Blanco. El proyecto para la creación de hasta 8 plantas de biomasa con una potencia total de 79 megavatios (MW) -10 por cada una- preveía una inversión de 131 millones de euros y 40 consignados por la Xunta y delimitaba siete "zonas de interés" para su instalación en las comarcas de Xallas-Terra de Soneira; Terra Cha-Eume; A Fonsagrada-Meira; Deza; Terra de Lemos- Chantada-Sarria; O Condado-Paradanta y Verín-A Limia, áreas, argumentaba el bipartito, en las que se generaban residuos catalogados para su uso como biomasa. Entre los 48 proyectos presentados, las empresas proponían ubicaciones como Mazaricos, As Pontes, Curtis, Ordes, Begonte, Mondoñedo, Monforte, Vilalba, O Porriño, Pantón o Carballeda de Avia.

Durante su comparecencia, José Riesgo asumió los argumentos del área nacionalista del bipartito al destacar que el aprovechamiento de la biomasa forestal no sólo produce un bien social, sino también medioambiental y energético y anunció que la Consellería de Economía e Industria pretende también obtener rendimientos de la biomasa animal (lodos procedentes de depuradoras y otros residuos) para obtener biogás y apostar por la obtención de biocombustibles.

Con las siete centrales de biomasa forestal, la Xunta no sólo pretende obtener energía eléctrica de la quema de desechos forestales, sino también térmica. El representante de Economía añadió además que el Instituto Enerxético de Galicia (Inega) elabora un plan estratégico de aprovechamiento de la biomasa forestal.

La diputada del BNG Tareixa Paz destacó el papel que tendrían las centrales de biomasa en la prevención de los incendios en una doble vertiente; al reducir los residuos que quedan en el monte y los permisos de quemas controladas que pueden derivar en un fuego forestal. Riesgo aprovechó su comparecencia para aclarar que la Consellería siempre tuvo la intención de "agilizar los trámites" y nunca de echar abajo el proceso iniciado por el bipartito.

Las plantas de biomasa que funcionan en Galicia fueron promovidas por la industria forestal para aprovechamiento energético.

Fuente: http://www.laopinioncoruna.es