lunes, 25 de octubre de 2010

Hay mucha superficie que potencialmente podría estar produciendo madera en Galicia

Miguel Ángel Cogolludo es el encargado de coordinar las distintas fuentes de suministro que tiene la fábrica de Ence en Pontevedra, por lo que vive de forma directa los problemas del sector forestal.


Como responsable de suministro de la planta, ¿cómo ve las consecuencias que provoca el mal uso del terreno forestal y el minifundismo?

Tiene que ser consciente de que compramos eucalipto, que solo representa el 12% de la superficie forestal gallega. Estamos hablando ya de que nos focalizamos en una especie que no es mayoritaria. Dentro del inventario forestal de Galicia hay 800.000 hectáreas rasas, sin arbolado. Hay mucha superficie que potencialmente podría estar produciendo madera en Galicia. Lo que nosotros apuntamos como una solución a este terreno inutilizado son las agrupaciones de propietarios. La industria lo va a apoyar para superar esa situación y nosotros ya los ayudamos y les financiamos para que incrementen y mejoren su producción.


¿Percibe Ence que los propietarios están interesados en agruparse? ¿Es suficiente que los apoye la industria o necesitan un empujón más?

Hace falta un empujón más por parte de la administración. La industria es percibida actualmente, por la sociedad en general y los propietarios en particular, con unos tintes negativos, como responsable de los males del monte, por ejemplo, la deforestación. Esto es algo preocupante y que desde luego nos gustaría que fuera percibido de otra forma. La industria ha desarrollado unas características de gestión y una tecnología que hace que seamos los más preocupados por la sostenibilidad de esta actividad. El propietario forestal, a la hora de confiar sus propiedades, todavía se siente más ligado a las asociaciones de propietarios que a la industria. Cualquier apoyo desde la administración y asociaciones de propietarios es importante.

¿Cuáles son los principales retos para dar más valor añadido al monte?

La verdad es que la tendencia en España y en Galicia consiste en saldar el déficit comercial en la balanza de madera con importaciones de producto elaborado. Esa falta estructural de madera en la economía española se está completando con esos productos. Pero esto lo que hace es desenmascarar dos problemas. Uno de ellos es el de la producción. Si tuviéramos una mayor producción evidentemente la transformación podría ser más rentable. Pero otro problema que subyace es el de la calidad y las certificaciones. Mucha madera que se está vendiendo llega ya transformada porque tiene certificaciones, cosa que la madera española carece prácticamente de ella. Hoy por hoy, en Galicia estamos a la cola de Europa en certificación forestal. Y es algo que, en términos económicos, de sostebilidad y sociales, se está demandando a escala europea. Galicia es la tercera empezando por abajo. Y las únicas grandes certificaciones que hay en Galicia son o de la Xunta o de Ence, independientemente de alguna asociación de propietarios. En concreto, el sello más demandado por la sociedad y los mercados hoy en día, que es la FSC, solo lo tiene Ence en nuestra comunidad. Y otro tercer aspecto es el precio, que hace competitivas las importaciones. La primera transformación necesita aumentar, pero si no dispone de un precio competitivo a nivel internacional, esa madera no va a salir adelante.

¿Es comparable la actividad de Finsa y Ence? ¿Son competidoras?

Son grandes empresas que actúan en sectores ligeramente distintos. Están integradas verticalmente, es decir, que tienen un patrimonio forestal, servicio forestal e industria. Finsa está en el sector del tablero, produce también algo de chapa. Y Ence se dedica a la pasta y el papel, aunque también es una empresa energética. Usamos recursos diferentes. Ence utiliza fundamentalmente eucalipto para producir pasta de papel y Finsa usa pino, aunque también algo de eucalipto.

Es decir, que no se puede decir que sean dos empresas competidoras...

No considero que hayamos sido alguna vez competidoras. Somos dos compañías con un buen entendimiento, colaboramos en lo que podemos y no competimos directamente por las mismas compras. Creo que las empresas gallegas del sector forestal están obligadas a colaborar porque nos encontramos con los mismos problemas.

¿Qué es lo más positivo y negativo del monte gallego?

Lo más positivo es la capacidad productiva que tiene el monte gallego y lo bien que se da aquí el eucalipto, sobre todo el eucaliptus globulus. Todo ello debido al clima y a la orografía, que no es excesivamente pronunciada. Lo más negativo con mucha diferencia es el minifundio.

¿Y qué le parece que los inventarios forestales se demoren años?

Tenemos una asignatura pendiente con los inventarios, que salen cada mucho tiempo. Una empresa como Ence realiza inventarios en sus propias masas todos los años e incluso encarga inventarios para hacer una estimación de las existencias totales en toda la península ibérica. Es algo imprescindible para planificar la actividad en nuestras fábricas. En 12 años, que es el tiempo transcurrido desde el último inventario, hemos tenido subvenciones de la PAC para las reforestación de tierras agrarias, su cese, subvenciones para la ordenación, incendios de 2006, etc. Además, las estadísticas que tienen las administraciones públicas están basadas en sus propias actuaciones, pero no en a las de los propietarios.

miércoles, 13 de octubre de 2010

A Xunta aumenta en un millón de euros o investimento a prol do fomento da silvicultura en bosques do medio rural

    O director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto
  • A Dirección Xeral de Montes vén de aprobar a ampliación das axudas para a execución de diversas accións silvícolas
  • Medio Rural facilitará así a mellora dun total de 6.714 hectáreas forestais de Galicia no período 2010-2011, 1.211 máis da previstas inicialmente

A Consellería do Medio Rural, a través da Dirección Xeral de Montes, vén de aprobar a ampliación en 1.183.820 euros do investimento para o fomento da silvicultura en bosques do medio rural.

Deste xeito, concédense 78 axudas máis para a execución de diversas accións silvícolas que mellorarán, no período 2010-2011, 1.211 hectáreas forestais de Galicia ao abeiro da Orde do 28 de decembro de 2009 pola que se establecen as bases e se convocan para o ano 2010 as axudas para o fomento da silvicultura en bosques do medio rural.

A meirande parte das axudas aprobadas destinaranse á realización de podas en masas de coníferas e de tratamentos silvícolas de consolidación en masas de frondosas caducifolias. Así, das 78 novas axudas concedidas, 48 serán para podas en 661 hectáreas de masas de coníferas, cun investimento de 705.599 euros, e 20 para tratamentos silvícolas de consolidación en 242 hectáreas de masas de frondosas caducifolias, cun investimento de 232.851 euros.

Medio Rural destinará outros 152.981 euros a clareos en 206 hectáreas rexeneradas de coníferas, con 5 axudas aprobadas, e 92.389 euros á rexeneración e mellora de 102 hectáreas de soutos de castiñeiro, con outras 5 solicitudes aprobadas.

Con esta ampliación, no periodo 2010-211, Medio Rural investirá en total máis de 7 millóns de euros en 538 axudas para a mellora de 6.714 hectáreas forestais de Galicia.

Datos por provincias

Segundo os datos da Dirección Xeral de Montes, a provincia que máis novas axudas recibe coa ampliación é Lugo, con 32 expedientes aprobados e un investimento de 525.045 euros para actuar en 457,65 hectáreas, seguida da Coruña, con 24 expedientes aprobados, que suman un orzamento de 207.471 euros para a actuar en 253,53 hectáreas.

En Ourense concedéronse 12 novas axudas, cun investimento de 303.020 euros para a mellora de 316,57 hectáreas e en Pontevedra, os novos expedientes ascenden a 10, nos que se investirán 148.284 euros para a mellora de 183,66 hectáreas.

Mellora silvícola

A través desta iniciativa, o departamento que dirixe Samuel Juárez promove a mellora silvícola das masas forestais, con especial atención á consolidación dos bosques de frondosas; o aumento da superficie forestal arborizada e a diminución do risco de incendios.

Trátase tamén de obter montes arborizados con producións elevadas e de calidade, a prol industria da transformación da madeira e de aproveitamentos complementarios. Ademais, a iniciativa busca promocionar a silvicultura como fonte de emprego para as persoas que viven no medio rural.

As persoas e entidades beneficiarias das axudas comprometeranse a manter a masa conforme as condicións de comprobación e a conservala durante cinco anos. Ademais, deberán facilitárselle as tarefas de inspección ao persoal adscrito á Consellería do Medio Rural.


Fonte: http://www.xunta.es/

lunes, 4 de octubre de 2010

Los expertos apuestan por potenciar el monte



El tamaño sí que importa, al menos, si se trata de conseguir la viabilidad del monte en Galicia. Superar el minifundio con acciones para obtener superficies suficientes que permitan llevar la modernidad y la gestión profesional al monte es un objetivo compartido por todos los agentes implicados en el sector forestal, que considera que la actual estructura de la propiedad es un freno para su rentabilidad económica. Esta es una de las conclusiones evidenciadas ayer en el Foro As agrupacións de Propietarios Forestais no Futuro do Sector Forestal, que organizó el Grupo Correo Gallego en el Hotel Torres de Compostela, en Santiago.

El director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, encargado de inaugurar la jornada, explicó en detalle el decreto por el que la Xunta promoverá la creación de las sociedades de fomento forestal (sofor) mediante la agrupación de terrenos privados que, de forma voluntaria y manteniendo la titularidad de la propiedad, ceden los derechos su uso para su aprovechamiento durante 25 años a una sociedad de responsabilidad limitada. Además, en la sofor podrá entrar como socio capital privado, aunque en ningún caso podrá superar el 49%, con la intención de que las decisiones recaigan sobre los propietarios, según detacó Fernández-Couto.

El responsable de Montes subrayó que las sofor pretenden cambiar el concepto de "terrenos a monte" por el de "terrenos de monte", de forma que se creen "auténticas explotaciones forestales, modernas, viables y sostenibles", extremo en el que insistió el conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, en la clausura de este foro.

Entre los requisitos que pedirá la Administración para la creación de las sofor está el de superficie mínima, que dependerá de los aprovechamientos. Así, en el caso de que esté orientada a frutos, como castaña, con 15 hectáreas es suficiente. Si su destino es producir caducifolias será de 25 hectáreas; y se precisará el doble (50), para el resto, como pino o eucalipto. En todos los casos podrán estar hasta en tres unidades de superficie, eso sí, con un 25% del mínimo exigido.

La financiación de esta nueva figura -prevista en un decreto que se aprobará este año- fue una de las cuestiones centrales. En este sentido, Fernández-Couto aseguró que las iniciativas recibirán ayudas del 100% para su puesta en marcha y tendrán un 70% de subvención las infraestructuras como pistas, cortafuegos, puntos de agua o cercados para el ganado. Insistió en que no servirán para los "cazasubvenciones", porque será preciso hacer una preinscripción que demuestre que la iniciativa está en marcha.

ALGUNOS PEROS. Productores, empresa e industria coinciden con la Administaración en la necesidad de articular fórmulas que permitan economías de escala, reducir costes, elevar la calidad y la rentabilidad del monte. Por eso, saludan a las sofor pero también incluyen matices, como el apuntado por José Manuel Tubío, delegado de la Asociación de Empresas Forestales, que dio su "sí" a los sofor siempre y cuando "no vayan en detrimento de la inversión pública" y además "no sean la única salida". También Teresa Rañal, presidenta de la Federación de Productores da Madeira, pidió que se mantenga el respeto a las asociaciones que llevan tiempo trabajando y que no se derive en un trato discriminatorio.

Daniel Villapol, consejero delegado del del Grupo Villapol, llamó la atención sobre la necesidad de implicar a los propietarios porque de lo contrario se correrá el "riesgo de que lo que es de todos no es de nadie". Por su parte, el director de Monte-Industria, Juan Picos, instó a "elevar" el debate, porque "no sólo hay que pensar en salir del hoyo, para lo que la sofor puede ser una buena escalera, si no además no consentir que el hoyo se haga más grande", destacó.

FIGURA ESPECÍFICA. Desde el punto de vista jurídico, Juan Raposo, profesor de Derecho Civil de la Universidade de A Coruña, destacó las bondades de las sofor pero, paralelamente, animó a seguir trabajando en una "figura propiamente forestal". Ideas no faltaron y Fernández de Ana Magán, presidente de la Asociación Forestal de Galicia, invitó a la Administración a "correr con los intereses" de la financiación que requiere el monte que, a su juicio, "sería más barato que correr con las subvenciones".

El director xeral de Montes afirmó que la Xunta trabaja para que el Gobierno central -que tiene la competencia- habilite una figura específica y haga los cambios oportunos para que la fiscalidad de estas agrupaciones sea más ventajosa, "al menos la misma que la de los particulares".

Fuente: http://www.elcorreogallego.es/