jueves, 16 de diciembre de 2010

Silvanus realiza 12 xornadas técnicas sobre a Aplicación da Internet no Eido Forestal



Data de  resolución da concesión:
20 de Outubro de 2010

Data de  publicación no DOG:

19 de Novembro de 2010

Norma  reguladora:


Resolución do 15 de Xuño de 2010 da Secretaría Xeral de Modernización e innovación tecnológica pola que se establecen as bases reguladoras para a concesión, en réxime de concorrencia competitiva,  das subvencións destinadas a entidades sen ánimo de lucro, para actuacións de difusión relacionadas co desenvolvemento da Sociedade da Información na Comunidade Autónomo de Galicia, cofinanciadas polo Fondo Europeo de Desenvolvemento Regional (FEDER) e polo Plan Avanza, e se procede á súa convocatoria para 2010 (procedemento administrativo PR521A).



Órgano concedente:

Secretaría Xeral de Modernización e Innovación tecnológica

Crédito orzamentario:

34.400€

Contía da subvención concedida:

29.240€


Finalidade da subvención:

Realización de 12 xornadas técnicas sobre a Aplicación da Internet
no Eido Forestal


Proxecto cofinanciado por:





 Memoria en pdf

Licencia de Creative Commons

Aplicación da Internet no Eido Forestal. Memoria explicativa 
by Eva Verde Pena - Roberto Pereiras Guinarte is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.







© SILVANUS . Asociacion Profesional de Selvicultores. 2004
 Todos los derechos reservados






 Aplicación da Internet no Eido Forestal

Fuente: http://www.silvanus.org/

Asturias implantará la deducción en el IRPF por certificación de la gestión forestal sostenible



En la Conferencia Ministerial sobre Protección de los Bosques de Europa celebrada en 1993 se definió la gestión forestal sostenible como la administración y uso de los bosques y tierras forestales de forma e intensidad tales que mantengan su biodiversidad, productividad y capacidad de regeneración, vitalidad y potencial para atender ahora y en el futuro, las funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes a escala local, nacional y global.
Ese objetivo ha sido asumido por España en el Plan Forestal Español, incluyendo el impulso de la certificación forestal y, asimismo, lo ha asumido el Principado de Asturias en su Ley de Montes y Ordenación Forestal, en sus principios inspiradores.

La certificación forestal consiste en la evaluación por una entidad independiente de que las prácticas de gestión forestal cumplen una serie de normas de sostenibilidad. En Asturias, la ESCRA (Entidad Solicitante de la Certificación Forestal Regional del Principado de Asturias), creada en el año 20007, es una organización cuyo objetivo es la implantación y gestión en Asturias de la certificación forestal según las normas PEFC. La Consejería de Medio Rural y Pesca ha firmado un Convenio con la ESCRA para desarrollar en Asturias este instrumento de certificación.

El proceso de certificación, que es voluntario para el propietario se puede realizar tanto para un monte mediante la Certificación de la Gestión Forestal Sostenible, como para una industria, mediante la Certificación de la Cadena de Custodia. En esencia, el objetivo cumple dos objetivos: uno el de promover la ordenación de las masas arboladas al exigir un plan de gestión, y otro, al promover y fortalecer la percepción del bosque y la madera como una materia prima renovable.

Para el propietario forestal todo ello supone unas claras ventajas, dado que los consumidores están dispuestos a pagar un precio más alto por tener garantizado el origen y tratamiento de los productos que adquiere, otras ventajas se refieren a comportamientos de mercado como la preferencia por el producto o acceso preferente a adquisiciones y ayudas.

Como es lógico, todo el proceso de certificación le supone al propietario unos gastos, agravado en el caso de Asturias con la atomización de la propiedad forestal y la falta de recursos para una inversión con futuro incierto, lo que puede originar la indecisión en el momento de acometer la certificación del monte.

Sin embargo, los beneficios, no solamente privados que va a obtener la sociedad en su aspecto forestal y medioambiental, justifican el apoyo público.

El apoyo público a esta actividad puede realizarse a través de distintas medidas fiscales. Una de ellas es el establecimiento de una deducción en la cuota íntegra autonómica del IRPF, vinculada a los gastos que tengan los propietarios de montes como consecuencia del proceso de certificación forestal, tales como: pagos a empresas por la realización de planes, tasas colegiales y cuotas por adscripción a ESCRA.

Por todo ello, la Consejería de Medio Rural y Pesca, en el proceso de elaboración de la Ley de presupuestos para 2011 ha propuesto el establecimiento de una deducción en la cuota íntegra del IRPF en concepto de certificación de la gestión forestal sostenible.

El importe de la deducción será del 30% de las cantidades invertidas durante el ejercicio en la obtención de la certificación, con un importe máximo de la deducción de 1.000 euros con contribuyente.

El efecto esperado de la medida se debería traducir a corto y medio plazo en un importante aumento en el número de fincas rústicas de dedicación forestal que cuenten con un plan técnico de gestión y mejora forestal y una certificación de explotación sostenible.

El coste recaudatorio de la medida tributaria propuesta es bastante razonable, ya que se situaría para 2011 entre los 101.000 y 132.000 euros (en el Principado de Asturias se prevén unos ingresos en el tramo autonómico del URPF de unos 656 millones de euros).

Asturias será la primera Comunidad Autónoma que implante esta deducción, dentro del marco de su autonomía financiera.

martes, 7 de diciembre de 2010

El sector forestal gallego investigará nuevas variedades genéticas de pino resistentes a la plaga


El sector forestal gallego plantará cara a la plaga del nemátodo del pino en el monte y en los laboratorios. La industria maderera, que hoy se reunirá en Santiago con la Xunta para abordar el brote de As Neves, colaborará con las administraciones autonómica y española para atajar la plaga del temido "gusano del pino" e impulsará la investigación de variedades genéticas de pino resistentes a esta enfermedad, siguiendo los pasos que ya han dado otros países afectados como Japón.
La voz de alarma en el sector saltó el pasado viernes, cuando la Consellería de Medio Rural confirmó un foco de nemátodo de la madera del pino en dos parroquias limítrofes de As Neves con Salvaterra de Miño, muy cerca de la frontera portuguesa. Este gusano microscópico, que entró en Portugal en 1999 en la zona de Setúbal, ha colonizado buena parte del territorio luso (como se observa en el gráfico), generando pérdidas millonarias a la industria maderera y obligando a la Unión Europea a decretar la cuarentena nacional.

El positivo en As Neves, confirmado por la estación fitopatológica de Areeiro, en Pontevedra, obligó a la Xunta a desplegar un dispositivo de seguridad en torno al árbol afectado y a comunicar la aparición del insecto al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marina, cuyos técnicos mantuvieron ayer una reunión en Santiago para concretar las actuaciones sobre la plaga. En principio, la Xunta talará todas las especies sensibles al nemátodo en un área de 1.500 metros alrededor del árbol enfermo, y ha prohibido el transporte y las cortas en un radio de 20 kilómetros a la redonda del brote.

La industria maderera colaborará con la Xunta en la lucha contra el "gusano del pino". Además de por la erradicación de la zona afectada, el sector apuesta por investigar las variedades genéticas del pino más resistentes a esta enfermedad, aprovechando los distintos apartamentos de las universidades gallegas. "Tenemos que ponernos las pilas en esto. En 2000 la plaga llegó a Portugal, y ahora la pelota está en nuestro tejado", admite Juan Picos, profesor de la Universidad de Vigo (Forestales) y gerente de la Asociación Galega Monte Industria, que representa a las mayores empresas de transformación de la madera de la comunidad.

Según explica Picos, se trata de un problema serio: "El nemátodo apareció en Japón a principios del siglo pasado y aún hoy sigue generando importantes pérdidas: de 1,3 millones de metros cúbicos de madera al año". En la lucha contra la plaga, el país del sol naciente inició en 1975 inició una serie de investigaciones de mejora genética de sus especies de pino que han permitido la obtención de 204 clones de la variedad Pinus desinflora y 90 de Pinus thunbergii, las más comunes en los montes del archipiélago.

El nemátodo del pino (Bursaphelenchus xylophilus) es una enfermedad mortal para el pino, que comienza a manifestarse con un amarilleamiento y posterior seca de las hojas del tercio superior del árbol. "Es lo que denominamos fogonazo, o en inglés, flash, pero no todos los árboles a los que se sucede esto tienen el nemátodo", matiza Juan Picos, que en la escuela técnica de forestales se encarga del área de silvicultura.

Insecto vector

Para transmitirse de un árbol a otro, el nemátodo del pino precisa de lo que se denomina un vector, un agente transmisor, que en este caso es un escarabajo cerambícido. Este insecto apenas puede desplazarse unos 3 kilómetros en edad adulta, por lo que el mayor peligro para la propagación de la enfermedad lo constituyen los movimientos comerciales de la madera.

La principal época en la que se transmite la enfermedad es en verano, cuando el insecto vector está más activo, por lo que el sector maderero asegura que las bajas temperaturas del invierno les ayudarán a atajar con más efectividad el brote en As Neves.