viernes, 18 de mayo de 2012

La mina de As Pontes, el mayor lago de España



La mina ya convertida en lago artificial más grande de España

La zona se convierte así en el mayor espacio de biodiversidad de Galicia. Tras algo más de cuatro años de intenso trabajo, la mayor empresa eléctrica de España y la primera compañía privada de Iberoamérica culmina con éxito la conversión de la mina de As Pontes en un gran lago artificial, de 865 hectáreas y 547 hectómetros cúbicos de agua con un gran aporte del río Eume, que será cedido en su totalidad a la Xunta de Galicia. Una solución medioambiental, calificada por la Unión Europea de “modélica”, que pone fin a una etapa productiva ligada a la extracción de lignito durante más de tres décadas (1976-2007).

Reflejo de un futuro prometedor para la localidad ferrolana, el acto de inauguración reunía esta mañana al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y al máximo responsable de Endesa, Borja Prado Eulate, entre otras autoridades, en torno a un enclave que escribe un nuevo capítulo en la historia medioambiental de España, como consta en la placa conmemorativa que ambos descubrieron en la playa del lago.Sobre una superficie de 865 hectáreas en su conjunto, protegida la mayor parte de la orilla con escollera, en la zona más próxima al pueblo se han construido 30.000 metros cuadrados de arenal y prado, que en su día quedarán abiertos al público; y una isla artificial, denominada Santa Bárbara en honor a la patrona de los mineros.

Fauna y flora

La rehabilitación de la escombrera –una montaña formada por 720 millones de metros cúbicos de material estéril procedente del yacimiento y las cenizas de la central- fue simultánea a la propia actividad extractiva. La solución adoptada por Endesa, que agregó tierra vegetal y sembró 13.000 kilos de semillas, permitió que hoy se asienten sobre en ella 600.000 árboles, extensos pastizales y espeso monte bajo, junto a humedales. Todo un éxito habida cuenta de las más de 180 especies de vertebrados salvajes –zorros, lobos, corzos, jabalíes…- que han colonizado la zona.

La conversión de un espacio degradado por la actividad minera en un entorno de belleza paisajística e interés medioambiental sin parangón constituye ahora, en forma de lago de 17,8 kilómetros de perímetro, un abanico de oportunidades que trascienden lo meramente estético para actuar como imán de industrias con un elevado consumo de agua; reforzar la vocación energética de la localidad; o albergar múltiples usos lúdicos y turísticos. Tarea que, no obstante, le corresponderá a Aguas de Galicia (organismo dependiente del Gobierno gallego) una vez que Endesa formalice la cesión. De la mina de Endesa se extrajeron en la década de los 80 hasta 12 millones de toneladas anuales de carbón, que sirvieron para alimentar a la central térmica de 1.400 megavatios, en la que fue una de las mayores explotaciones a cielo abierto de Europa.
Concluida la iniciativa, es necesario remontarse a 1983, año en el que Endesa comienza a programar la rehabilitación ambiental de este espacio. Una decisión que tenía su espejo en la experiencia minera de Alemania, con proyectos similares al que hoy nace en As Pontes. Las propias características de la superficie, configurada como un gran cuenco en una zona de alta pluviosidad, hacía prácticamente inevitable su inundación. Los cauces de los tres ríos que antaño cruzaban la zona, desviados para permitir la extracción, debían recuperar sus cursos primigenios.

Plan de Desarrollo

Diez años antes del cierre de la mina, en 1997, y ante la necesidad de anticiparse al agotamiento del mineral en la explotación de As Pontes, Endesa diseña un Plan de Desarrollo para fomentar el desarrollo de industrias que despejasen el futuro de las nuevas generaciones crecidas al amparo de la pujanza del complejo minero-eléctrico. Es entonces cuando la actividad empresarial de tan distintos sectores como el de las tecnologías de la información, las artes gráficas o la transformación de madera, entre otros, emergen en la zona de la mano de la eléctrica española. El programa, dotado con 250 millones de euros, incluía la construcción de infraestructuras de comunicación y la promoción de suelo. Medio centenar de empresas se asientan en la zona impulsando el tejido industrial del municipio y dando como resultado, hasta la fecha, la creación de 1.200 nuevos empleos.

Plan de usos y actividades

Convencido de que la lámina de agua de As Pontes, a la que denominó “el gran lago azul de Galicia”, abre el camino para convertir a esta localidad en todo un referente en deportes náuticos, pesca, senderismo, ecoturismo e incluso turismo de playa, el presidente del Gobierno gallego avanzó que ya trabaja con Endesa en la configuración de un plan territorial que permita aprovechar todo el potencial de la zona. El futuro proyecto ordenará jurídicamente los usos y actividades de esta superficie acuática para conjugar el aprovechamiento turístico y deportivo del lago con la sostenibilidad ambiental. “Estamos devolviendo a la naturaleza y a los gallegos lo que fue suyo. Convirtiendo lo que podría ser un enorme problema en una enorme oportunidad”, resumió el mandatario autonómico, tras recorrer en autobús los 18 kilómetros de perímetro.

Al respecto, Núñez Feijóo destacó las enormes dimensiones de un lago que es "25 veces más grande que el embalse de Cecebre" y cuya lámina de agua tiene una superficie "equiparable a la ciudad de La Coruña", con 550 hectómetros cúbicos de agua potable de una calidad "superior a lo esperado". En cuanto la antigua escombrera, se refirió a ella como “una gran montaña verde llena de vida y bosques frondosos".


  PUBLICACIÓN LAGO AS PONTES





miércoles, 16 de mayo de 2012

La Fundación Biodiversidad dedicará 25 millones de euros al empleo 'verde'




De  izquierda a derecha, Federico Ramos, Miguel Arias Cañete y Sonia Castañeda.


El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha explicado que la Fundación Biodiversidad se centrará en 2012 en "la promoción de la economía, el empleo y la conservación de los ecosistemas, gestionando proyectos por valor de 25 millones de euros", lo que supone cuatro veces la asignación del Ministerio (6,5 millones de euros para 2012).



Durante la rueda de prensa de presentación del Plan de Actuaciones 2012 de la Fundación Biodiversidad, acompañado por el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, y por la directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda, Arias Cañete ha puesto el énfasis en convertir la Fundación Biodiversidad en una institución "eficaz, eficiente y europea".

En este sentido, el Ministro ha destacado que la Fundación se configura como un vehículo "solvente y ágil para desarrollar las actuaciones relacionadas con la política del Ministerio, canalizando la participación de la ciudadanía y el tejido empresarial, y como un foro de colaboración e interlocución con la sociedad civil".
Motor de proyectos europeos
Con este Plan de Actuaciones, la Fundación pretende adaptarse al momento actual con "el menor impacto posible en sus colaboraciones, así como potenciar una de sus fortalezas: su capacidad para ser motor de proyectos europeos en los que participa".
Uno de los grandes retos que asume la Fundación de cara a 2012 es "la creación de empleo y la dinamización de la actividad económica en los sectores vinculados con el medio ambiente, intentando conciliar de esta forma la protección del patrimonio natural con el crecimiento económico".

Para ello, la Fundación dispone del Programa Empleaverde, cofinanciado por el Fondo Social Europeo y en cuya convocatoria 2012 se espera aprobar proyectos por valor de hasta 10 millones. Esta edición incorpora por primera vez la posibilidad de que entidades con ánimo de lucro presenten sus iniciativas, una nueva línea de acción dotada con tres millones destinada a proyectos de emprendedores.
Por otro lado, en el marco de la Red Emprendeverde de la Fundación, ya con más de 3.000 miembros, se adjudicarán 150.000 euros en premios entre los 200 planes de negocio presentados. También se celebrará un foro de inversión para colaborar con los más de 35 inversores y financiadores que confían en la Red como vehículo para proponerles oportunidades de inversión en negocios verdes.

Las líneas de trabajo se abordarán en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible 'Río+20' que tendrá lugar en Brasil el próximo mes de junio, y donde se sentarán las bases de una economía verde que combine la creación de empleo y riqueza con el desarrollo sostenible.
Pérdidad de Biodiversidad
La Fundación se implicará este año en proyectos para la recuperación de especies amenazadas a través de la mejora de sus hábitats, del control de sus amenazas y de la sensibilización de la sociedad, además de participar en proyectos relacionados con Reservas de Biosfera, Parques Nacionales y otros espacios protegidos.

Entre los ejemplos de acciones en materia de conservación destaca el proyecto LIFE+ para la conservación del urogallo cantábrico, dando cumplimiento a la Estrategia para la Conservación de esta especie en España y los planes y medidas de conservación autonómicos.

Además, la Fundación está de enhorabuena, ya que la pasada semana la Comisión Europea aprobó su proyecto para la conservación del desmán, un insectívoro de río endémico de la Península Ibérica que en algunas comunidades se encuentra en peligro de extinción. La dotación de este proyecto supera los 2,5 millones de euros

viernes, 11 de mayo de 2012

Presentan en Lalín un producto brasileño que bloquea la expansión de fuego forestal


Javier Funes (de pie) explicó a los asistentes la eficacia del granulado químico.

El granulado se disuelve en agua 

y funciona durante 15 días


Aunque Licet-F ya se utilizó en el Plan de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais (Pladiga) del año pasado, ayer se presentó de forma oficial a los propietarios de montes, dentro de la Xornada de Prevención de Incendios Forestais organiza por Silvanus y la Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga), dentro del programa europeo Life + O monte vivo. La firma Químicos para el Mercado Arbóreo (Quimera) comercializa este producto en España, que desde hace 3 años se utiliza en Brasil con gran eficacia sobre los incendios forestales en masas arbóreas, matorrales y caña del país sudamericano, según explicó el director técnico de la firma viguesa, Javier Funes.

Licet-F se aplica en medios terrestres de extinción, ya sean mochilas contra incendios, sulfatadoras, pick-up o motobombas. Se disuelve en agua, a razón de cinco partes de ésta por una del producto granulado y se puede utilizar no solo para frenar un incendio, sino también para evitar el descontrol de una quema de poda o de rastrojos. Para que el centenar de asistentes a la jornada en la estación de autobuses se convenciese de la eficacia de este producto, Funes narró de forma pormenorizada las dos pruebas que se hicieron con Licet-F en la Península. Una de ellas tuvo lugar en Vila Nova de Gaia (Portugal) y la otra en Deza, en el Monte Carrio. En el caso del test portugués, se cortaron pinos y eucaliptos para depositarlos sobre tojos y brezos. Tras rociar todo con combustible, se prendió fuego.

Las llamas alcanzaron los 17 metros de altura pero, al llegar a la zona rociada con bloqueante, desaparecieron. Debido, fundamentalmente, a tres motivos: cuando las llamas entran en contacto con la zona rociada por el producto, se liberan gases que dificultan la presencia de oxígeno y, por tanto, reducen el calor. Funes recurrió a las cifras que se constataron en el monte Carrio para explicar la efectividad de su producto: En este caso, se desbrozó un monte de tojo y brezo de hasta cuatro metros de altura. Se quemó una faja de 40 metros de largo por otros 20 de ancho. Las llamas alcanzaron una temperatura media de 976 grados centígrados que, al llegar a la zona tratada con bloqueante, se desplomaron hasta los 62. En la zona de hojarasca, consiguió pasarse de los 457 grados del fuego a solo 18 en el área tratada.

El residuo químico, que permanece activo durante 15 días, funciona como un aislante térmico que impide que cualquier rescoldo acabe produciendo un nuevo incendio. A los 28 días, el producto se elimina sin causar ningún tipo de toxicidad.
A preguntas del público, el representante de Quimera explicó que el kilo Licet-F cuesta 3,6 euros y que suele durar tres temporadas. "Es ideal tanto para consumo particular como para comunidades de montes", añadió.A lo largo de la mañana, técnicos de la Asociación Profesional de Silvicultores de Galicia (Silvanus) se encargaron de abordar todas las cuestiones relacionadas con la prevención de fuegos. En su turno, el ingeniero técnico forestal Roberto Pereiras abordó las directrices que marca la Lei de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais, promulgada en 2007, como la futura Lei de Montes de Galicia, que se encuentra en tramitación.

Tras la ola de incendios de 2006, la Xunta estableció que no pueden plantarse eucaliptos ni pinos a menos de 50 metros de núcleos de viviendas, dada su gran combustibilidad. Entre los 50 y los 100 metros, sí pueden darse estas especies, pero mezcladas con frondosas (castaño, roble...) y separadas 7 metros entre sí. En caso de una vivienda construida en medio del monte, será el dueño del inmueble quien tenga que desbrozar el perímetro tanto de matorral como de árboles, y compensar a los dueños de las fincas que limpie. Debe disponer, además, de aspersores o de cualquier otro sistema de extinción de llamas.

En cuanto a la distancia de estas masas forestales en vías de comunicación, en carreteras normales y en vías de tren las plantaciones forestales deben hacerse a 8 metros de distancia desde el terraplén. En el caso de las autovías, la separación puede llegar hasta los 15 metros, mientras que en pistas forestales es de solo 2 y afecta a matorrales, no a árboles. En este tipo de pistas o bien desbroza el dueño de las parcelas o bien lo hace el concello. Pereiras mencionó que, en el caso de los tendidos eléctricos, se expropiaron 12 metros pero la limpieza abarca 13,5, con lo que el dueño tiene derecho a reclamar compensación por ese 1,5 metros a mayores.

Completaron las ponencias de Silvanus los técnicos Mercedes Gil, José Hervella y el presidente de la entidad, Antonio de María Angulo.

lunes, 7 de mayo de 2012

Ence mantiene el proyecto de planta local de biomasa, convencida de seguir en Lourizán


La empresa afirma que su apuesta por las renovables

 creará 2.600 empleos directos e indirectos en Galicia



  
                                                                   Instalaciones de la fábrica de Ence en Lourizán

Ence Energía y Celulosa mantiene "vivo" el proyecto de construcción de una planta de biomasa en Lourizán, convencida de que podrá permanecer en su actual ubicación más allá de 2018. Este convencimiento fue expresado por Ignacio Colmenares, consejero delegado de la compañía, en la reciente junta de accionistas celebrada en Madrid en la que aludió a la controversia política y social existente en la ciudad del Lérez sobre la continuidad o traslado de la fábrica de Pontevedra y a las buenas expectativas generadas por el anuncio de modificación de la Ley de Costas (relajación de la protección del litoral) hecho por el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.
La central energética de biomasa local se inscribe en un plan más ambicioso de inversiones para Galicia presentado, a finales del pasado año, a la Xunta y que está ligado directamente "a la actividad de Ence en el sector forestal gallego y a la producción de celulosa en el complejo de Pontevedra", según explicó en su día Colmenares. Se trataría de una planta de 50 Mw, con una capacidad de generación de energía idéntica a la que se está construyendo en Huelva y que será la más grande de las existentes en España.
Las previsiones de Ence sitúan el arranque de actividad de la planta de biomasa onubense en el último trimestre del 2012. Paralelamente este año el grupo inicia la construcción de una segunda central energética, de 20 Mw, en Mérida con el objetivo de que esté operativa en el 2014.

Posibles localizaciones

Las inversiones proyectadas por el grupo empresarial que lidera Juan Luis Arregui para Galicia contemplan, además de la planta de biomasa pensada para el complejo de Lourizán, la puesta en funcionamiento de otras dos centrales de 40 Mw que se levantarían –las localizaciones exactas están por definir– en algún punto entre Pontevedra y Santiago y en el norte de Galicia, en A Mariña lucense o en la Costa da Morte.
El Grupo Ence cifra en aproximadamente 450 millones de euros la inversión necesaria para la construcción de las tres plantas de energía renovables pensadas para la Comunidad autónoma, las cuales conllevarían la creación de cerca de 2.600 puestos de trabajo directos e indirectos y la compra de 1,3 millones de toneladas anuales de eucaliptos de explotaciones gallegas.
La materia prima de la biomasa está constituida por cortezas de madera, residuos forestales y los residuos de cocción de madera (licor negro) generados en las fábricas de celulosa.
El consejero delegado hace hincapié en los beneficios económicos y laborales pero también en lo que significarían la puesta en marcha de estos proyectos de fijación de la población rural.

Apuesta por Galicia

"Creo que son cifras elocuentes, especialmente en la difícil situación económica que atravesamos, que reclama motores de desarrollo económico y de creación de empleo y que justifican el mantenimiento de la presencia y las operaciones de Ence en Galicia" señaló en una intervención en Santiago Ignacio Colmenares.
Ence está interesada en permanecer en Galicia, en donde posee una fábrica que es referente mundial en producción de celulosa ecológica (totalmente libre de cloro), es propietaria o gestiona un amplio patrimonio forestal y cuenta con bases sólidas para el desarrollo, a medio plazo, de negocios de producción energética.
Aún así, y fundamentalmente debido a la existencia de una contestación social y política a su actividad industrial, la comunidad es fuente de "muchas preocupaciones", tal como reconoce el propio presidente de Ence, Juan Luis Arregui, quien en cualquier caso confía en vencer las "resistencias" actuales y mantener e incrementar la actividad de la compañía en Galicia.
Ence es ya a día de hoy una empresa líder en la producción de energía renovable a partir de biomasa, aportando al mercado nacional el 36,4% de la cuota de producción.
Además genera electricidad y calor en sus tres fábricas de celulosas (Pontevedra, Navia-Asturias y Huelva) suficiente para sus respectivos autoabastecimientos y vende el excedente a la red nacional. En la planta pontevedresa, por ejemplo, produce una cantidad de electricidad anual equivalente al consumo de 66.000 hogares.