lunes, 31 de octubre de 2016

Aumenta la superficie forestal certificada PEFC en España

Con un incremento de 93.736 nuevas hectáreas, la superficie forestal certificada PEFC en España sigue creciendo, alcanzando un total de 1.960.777 hectáreas. Sin duda el esfuerzo de propietarios, gestores y los gobiernos de las diferentes Comunidades Autónomas es fundamental en el crecimiento de la superficie certificada al promover e implantar la gestión forestal sostenible en sus territorios.


Con un incremento de más de 90.000 hectáreas en lo que llevamos de año, las comunidades de Castilla y León, Cataluña y Galicia son las que más han aumentado en superficie forestal certificada.


La comarca acumula más de 63.000 hectáreas de suelo forestal, el 69% de su superficie total

Está por encima de la media de Galicia -Cotobade es el municipio con más espacio de este tipo y en Sanxenxo solo se llega al 40% -La capital suma más de 7.300 hectáreas


Pontevedra y los trece municipios de su comarca tienen una superficie total de 91.771 hectáreas. Y el 69% de todas ellas están catalogadas como espacio forestal, con 63.248 hectáreas. Así se pone de manifiesto en el último balance sobre los usos del suelo, referidos al año 2015, elaborado por el Instituto Galego de Estatística. A esa superficie forestal se añaden otras 13.487 hectáreas en toda la comarca catalogadas como de cultivo y prados, de modo que apenas el 16% del territorio total (15.000 hectáreas) queda al margen de los usos agrícolas o forestales.
Con un 69% de todo el suelo destinado a zonas arboladas o de matorral y arbusto, la comarca de Pontevedra se sitúa por encima de la media de Galicia, donde se supera ligeramente el 65%, si bien entre los concellos del entorno hay notables diferencias. Así, Cotobade es el municipio con más superficie forestal de la comarca, tanto en porcentaje (el 76,7%) como en terrenos absolutos, al superar las 10.400 hectáreas de todo su territorio. También es el municipio más grande de toda la comarca. Campo Lameiro, A Lama, Barro, Vilaboa y Cuntis también superan el 70%. En todo caso, el municipio de la provincia con un mayor porcentaje es Cerdedo, con casi el 90% de su territorio catalogado como forestal. Con la reciente fusión de ambos municipios en uno solo, el nuevo ayuntamiento resultante aglutina más de 18.000 hectáreas de este tipo de suelo.
En el otro lado de la moneda aparecen Sanxenxo y Portas, donde más de la mitad de su territorio está catalogado para otros usos y no el de árboles y arbustos. En Sanxenxo apenas se llega al 40% de superficie forestal, con 1.824 hectáreas sobre un total municipal de 4.500, mientras que el 49,6% de Portas tiene esa categoría, con 1.122 hectáreas de las 2.262 totales.

Otros municipios
Por su parte, Pontevedra tiene una superficie total de 11.828 hectáreas, el tercero de mayor tamaño de la comarca por detrás de Cotobade (12.468) y A Lama (11.176) y por delante de Ponte Caldelas (8.700) y Cuntis (7.988). En la capital, el 62,5% de su territorio es forestal (más de 7.380 hectáreas), y a él se deben sumar otras 650 de uso agrícola. En unos porcentajes parecidos se encuentras otros municipios con una notable presencia de suelo urbano, como Marín (con el 67,8% de su territorio como forestal) y Poio, donde la cifra llega al 66,8%. En esos porcentajes se maneja Ponte Caldelas (66%, y ligeramente por encima están Caldas y Moraña, donde rozan el 70%, justo en la media de toda la comarca.

martes, 19 de enero de 2016

Rueda respalda la planta de biomasa de Ence por su impacto laboral


Como no podía ser de otra forma, el anuncio por parte del Grupo Ence de su deseo de ubicar en Pontevedra una planta de biomasa de 40 megavatios cuya concesión obtuvo recientemente no ha dejado indiferentes a las Administraciones implicadas. Así, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda (PP), respaldó este proyecto industrial en virtud del impacto laboral que se afirma tendrá en la comarca: «O que teñen dito agora os directivos da empresa é que si puideran consolidar, con esa nova oportunidade que teñen por esa concesión de megavatios, aínda aumentarían máis os postos de traballo. Cremos que Pontevedra non está en situación e non se pode permitir perder postos de traballo, seguir sendo a cidade con máis índice de paro das sete galegas e prescindir alegremente de empresas».

Desde la pastera manifestaron que, si durante los dos años que estiman durarían la obras se precisarían más de 300 trabajadores, una vez consolidada la planta, esta crearía 750 empleos, entre directos e indirectos. «O Concello non ten problemas en que a empresa se vaia e, polo tanto, se vaian tamén moitísimos postos de traballo, non só os diretos senón tamén os indiretos», criticó Rueda, quien dejó claro que hasta que el Ministerio de Medio Ambiente no se pronuncie, «a continuidade [da firma en Lourizán] non está garantida».
Las cifras ofrecidas por Ence fueron contestadas desde el Ayuntamiento de Pontevedra: «Aquí fálase de postos de traballo con moi pouco rigor e pouca seriedade. ¿Cantas plantas de biomasa hai funcionando no Estado español que xeneren 750 postos de traballo? Se dixeran sete postos e medio igual o críamos», subrayó la teniente de alcalde y responsable de Urbanismo, Carme da Silva (BNG).

No le sorprende, en este sentido, que la Xunta respalde la hipotética implantación de la planta de biomasa. «É lóxico. Tampouco ven con malos ollos que Ence permaneza 60 anos máis na ría». Por último, reiteró su confianza en que, pese al «especial empeño» de la Xunta y el PP por favorecer la prórroga de la concesión a Ence, «o Goberno en funcións non teña a ousadía de concedela en contra da opinión maioritaria dos pontevedreses».