lunes, 25 de abril de 2011

Antonio de María: “El sector forestal gallego debe recuperar el liderazgo en la transformación”

Antonio de María Angulo (A Coruña, 1952) es el presidente de Silvanus. Es ingeniero de Montes y doctor ingeniero industrial. Experto conocedor de la realidad forestal de Galicia, algo que ya viene de tradición familiar, la semana pasada protagonizó una rueda de prensa en la que resaltó las potencialidades del monte gallego y las oportunidades de colaboración con la industria que completa ciclos en la transformación. Se refirió, además, a las soluciones que el subsector forestal puede aportar al conjunto del mundo rural. Antonio de María tiene una amplia trayectoria en el mundo forestal: trabajó en el Icona, ha sido coordinador de medios aéreos durante dos años en el Aeropuerto de Lavacolla, es miembro del CES y, desde hace 6 años, preside Silvanus, la organización mayoritaria representativa de los propietarios forestales gallegos.

¿Cree que el sector forestal puede ofrecer soluciones a la crisis?

En tiempos de crisis los forestales nos acordamos de cosas que la sociedad parece haber olvidado. Durante mucho tiempo en la época de los años 50 y 60 se realizaron en España muchas repoblaciones forestales, ordenaciones de montes, restauraciones hidrológicas y otras obras de eminente carácter forestal, que fueron capaces de crear empleo y jornales en un medio rural pobre, al que de esta forma consiguieron levantar o, por lo menos, no dejar hundirse.

Cuando en los años del desarrollo comenzó a utilizarse madera, nos encontramos con masas ya en edad de corta que empezaron a generar riqueza al venderse, cortarse y transportarse a las fábricas que a su vez multiplicaban su valor al transformarlas en otras materias semitransformadas o finales (pasta, tableros, muebles, etc.). Debemos ser sinceros y reconocer que muchas de las familias gallegas, que fueron cortando las leiras de monte, gracias al pino y al eucalipto que vendían a las empresas gallegas como Ence, pudieron pagar los estudios, las bodas o los pisos de sus hijos. Y ahora, en muchos casos, son estos, que se han vuelto ecologistas urbanitas, los que desprecian estas especies y el aprovechamiento de los montes.

¿Qué especies son modelo de producción en el medio rural gallego?

Hace unos años a la sociedad le entró una infección, la del mal ecologismo, que empezó a lanzar mensajes malévolos: cortar árboles para aprovechar su madera es malo, hay especies malas y buenas, los árboles invaden terrenos de otros usos, hay que separar los árboles que están desde siempre en los bosques porque hemos construido casas en medio de esos terrenos… Y ahora se deben cortar los árboles en los 50 metros cercanos, y ¡eso si se pueden cortar…! 

Menos mal que vuelve la cordura. Parece que las aguas vuelven a su cauce y los árboles en nuestro mundo se plantan en la mayoría de los casos para aprovecharlos y cortarlos al llegar su turno, obtener unos rendimientos económicos y volver a plantar nuevamente en un ciclo semejante a la propia naturaleza. 

Y evidentemente se plantan los que son apropiados a las condiciones del hábitat, sin ser “xenófobos” y sin establecer criterios que se imponen por unos pocos que señalan qué es autóctono y qué no. En nuestro caso los reyes son el eucalipto globulus y ahora el nitens, con muchas posibilidades y usos, pero también el pino pinaster y el radiata, aparte de otras frondosas como los robles, castaño, aliso y abedul, que tienen su espacio más limitado por sus necesidades. 

Entonces, ¿debemos apostar por estas especies o sería bueno invertir la situación?

Dentro de las posibilidades de repoblar, debemos perder el miedo y plantear la realidad. Nuestros montes, en general, en mucha de su superficie por las características edáficas y geológicas no admiten muchas especies arbóreas. Dejémonos de política barata de plantar cerezos, nogales y castaños por todos lados, ya que estas especies van donde van, y en el resto, la mayoría de los terrenos tendremos que elegir entre eucaliptos o pinos mezclados con alisos y abedules en algunas zonas de ribera. Posiblemente de esta forma si conseguimos regenerar nuestros bosques y avanzar hacia arriba en la escala de regresión vegetal, consigamos dentro de unos 20 mil o 30 mil años tener nuevamente la mayoría de Galicia como un bosque más caducifolio. 

Pero todo esto mientras tanto nos lleva a una realidad con la que vivir durante estos 20 o 30 mil años. El mundo consume madera, cada vez más, y esto es bueno. Sí, debe conocerse y saberse que es mejor consumir madera que plásticos y decirlo bien alto. Si producimos madera con un aprovechamiento sostenible de nuestros bosques y se certifican los productos obtenidos se evitan las cortas ilegales y la deforestación del planeta. Sí, plantar y cortar nuestros bosques repoblados, consigue evitar la deforestación del planeta.

A nivel gallego, ¿cuánto producimos?

En los bosques boreales del norte de Europa existen impresionantes bosques de abedul que se mezclan con masas de coníferas y se realizan aprovechamientos y plantaciones anuales muy importantes de forma que de todo lo que crecen los bosques se corta anualmente el 90% y resulta que en Galicia, como dice el refrán, somos más papistas que el Papa y solo cortamos el 60% de lo que crecen nuestros bosques anualmente. Cabe indicar que la envidia de los nórdicos hacia Galicia es precisamente el eucalipto que allí no se da y es la mejor especie para fabricar pasta de papel. 

Aún así cortamos unos 6,5-7 millones de metros cúbicos de madera principalmente de eucalipto y pino, aunque también parte de otras frondosas. Pero con las teorías de los finlandeses, noruegos, suecos y alemanes podríamos cortar y certificar, dentro de una gestión sostenible, más de 10 millones de metros cúbicos. Y lo importante de esto no es sólo lo que se corta, sino que debe ser lo que se transforma en Galicia, ya que en cada etapa se incrementa el dinero que va dejando en el proceso. Por eso es muy importante el sector de la pasta y qué mejor que aprovecharnos de plantas como la de Ence con años de relación con Galicia.

¿Pero para eso no haría falta un cambio de modelo? ¿Especies de calidad y no eucalipto?

No es necesario un cambio de modelo ni desterrar el eucalipto. Es cierto que existen maderas de todos conocidas a las que se otorga un mayor valor por su condición de “nobles”: hablamos de castaño, carballo, cerezo,… Esas maderas hay que potenciarlas y aumentar su valor con una transformación gallega de calidad, pero no debemos asociar a otras especies, como por ejemplo el eucalipto, como sinónimo de menor calidad o por llamarlo de algún modo “pobre”.

Y le pongo de nuevo el ejemplo de Ence por ser una de las empresas que más investiga en este sentido. La investigación con planta de calidad a partir de la clonación y el posterior desarrollo de procesos de transformación hace que a día de hoy sea posible emplear el eucalipto en carpintería, mobiliario, estructuras y con los mismos o mejores resultados que las especies antes citadas. 

¿Si existe potencial? ¿En qué fallamos?

Como hemos dicho el potencial de Galicia en cuanto a producción forestal es incuestionable: somos el 12% de la superficie arbolada nacional, producimos el 40% de la madera serrada y entorno al 35 % de pasta de papel a nivel nacional. 

O sea, no es tanto un problema de producción sino el valor añadido que luego le otorgamos a esa producción, que es el que genera la mayor parte de los ingresos y ahí fallamos. Un ejemplo claro: producimos eucalipto, tenemos a Ence, una de las empresas más eficaces de producción de pasta y, sin embargo, en vez de apostar por continuar el eslabón productivo y generar en Galicia, el papel, que es el que aportaría el mayor beneficio, exportamos la pasta. Incluso parte del eucalipto que se corta sale en tronco sin ninguna transformación. Ese es el fallo y sobre todo cuando esas empresas están dispuestas a apostar por Galicia.

Esto es lo que tenemos que corregir, pero no sólo en cuanto a pasta. Hablamos de industria de tablero y chapa, hablamos de mueble y carpintería. El sector forestal gallego debe recuperar el liderazgo en la transformación. Hablamos de potenciar una industria a la que a día de hoy no se le está sacando todo el partido posible. 

¿Qué otros usos podríamos aprovechar del monte gallego?

Aparte de las cortas podríamos aprovechar una gran cantidad de biomasa, bien de la que hoy en día no se aprovecha de nuestros bosques, como mucha otra que puede obtenerse de cultivos energéticos leñosos, bien en las plantas productoras de energía o bien con una política energética de aprovechamiento a base de calderas de biomasa como se hace en otros muchos países del Norte y Centroeuropa.

Por todo esto no podemos perder la oportunidad de utilizar de forma sostenible este recurso natural renovable que tenemos a nuestra disposición y que tantos beneficios reporta. Dejémonos de historias: hay que hablar claramente, y contar las cosas como son. En todos los informes sobre nuestros bosques salimos bien parados y nuestras masas han aumentado y su salud ha mejorado en los últimos años (Informe SOFO 2011 los bosques en el mundo, Informe MARM sobre la salud de los bosques españoles, etc.).

Por cierto hasta los ecologistas empiezan a cambiar con declaraciones a favor de los aprovechamientos forestales y reconociendo que “a veces tan importante como plantar es cortar árboles”, como ha dicho Greenpeace, o con afirmaciones “sobre la necesidad de la gestión sostenible para producir bienes (madera, corcho, resina, papel), reducir la densidad de muchas masas y el desarrollo y aprovechamiento de la biomasa”. Bienvenidos al mundo real.

sábado, 23 de abril de 2011

Galicia e Portugal únense a prol da ordenación forestal da Eurorrexión

O director xeral de Montes e o presidente da Autoridade Forestal Nacional portuguesa reuníronse hoxe en Santiago para crear unha Rede de Cooperación
O obxectivo é facilitar o aproveitamento integral e sostible do patrimonio natural ao tempo que se avanza na prevención de incendios





Galicia e Portugal avanzan na constitución da Rede de Cooperación para a Ordenación dos Territorios Forestais da Eurorrexión, tal e como se estableceu na xuntanza mantida hoxe en Santiago entre o director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, e o presidente da Autoridade Florestal Nacional portuguesa, Amândio Torres, e co director rexional das Florestas do Norte, Rogério Rodrigues. A iniciativa, enmarcada no proxecto europeo Xes-Silvae, representa un orzamento superior aos dous millóns de euros, dos que máis de 1,7 millóns serán achegados polo Goberno galego e cofinanciados polo fondo da Unión Europea FEDER.
Segundo sinalaron Tomás Fernández-Couto e Amândio Torres, o obxectivo básico do proxecto Xes-Silvae é a ordenación integrada dos recursos forestais da Eurorrexión, incluíndo a elaboración de instrumentos para a promoción das agrupacións forestais de propietarios particulares. Trátase de facilitar o aproveitamento integral e sostible do patrimonio natural ao tempo que se avanza na prevención e loita contra os incendios forestais.

Agrupacións de propietarios 

No decurso da xuntanza, o director xeral de Montes trasladoulle aos responsables da política forestal lusa a aposta do Goberno galego polas Sociedades de Fomento Forestal como o modelo máis axeitado de agrupación de propietarios forestais. Segundo sinalou Tomás Fernández-Couto, esta figura, permitiralles aos propietarios forestais unir os seus terreos de xeito voluntario a prol dunha xestión sostible, unha maior rendibilidade e competitividade do sector.

Cómpre salientar que a promoción de agrupacións de propietarios forestais é un dos principais obxectivos do proxecto Xes-Silvae. Así, inclúense diversas accións entre as que figuran a divulgación e a posta en marcha dun proxecto piloto.

Mesas de traballo

Na xuntanza de hoxe acordouse a organización das mesas de traballo transfronteirizas, nas que participarán os representantes das administracións lusa e galega en materia forestal e os axentes implicados no sector. O obxectivo destas mesas de traballo é avanzar na consecución de obxectivos conxuntos para a ordenación sostible dos espazos e mellora dos recursos forestais.

Ademais, esta medida permitirá o intercambio de boas prácticas e a posta en común de experiencias innovadoras no marco da xestión forestal. Cos resultados deste labor realizarase un Plan conxunto de xestión e protección forestal sostible, tal e como establece o proxecto Xes-Silvae nas súas liñas de acción, que presente estratexias para a explotación sostible dos recursos forestais e a defensa do patrimonio forestal.

Cursos

O proxecto Xes-Silvae inclúe tamén o deseño de instrumentos conxuntos de apoio para a valorización e a xestión sostible dos montes. Nesta liña de acción, cómpre salientar o desenvolvemento de cursos de formación especializada no ámbito da xestión forestal. Trátase de formar, en primeiro lugar, os técnicos para que eles poidan logo trasladarlles estes coñecementos aos propietarios forestais.

martes, 5 de abril de 2011

Feijóo anuncia que o Goberno galego ten ultimado o anteproxecto de Lei de Montes, que encherá un baleiro legal e cumprirá o triplo obxectivo da concienciación social, a loita contra o minifundismo e a regulación do uso do monte



  • Destaca que o monte galego “é unha riqueza de todos” e avoga por preservalo “como un dos grandes viveiros da Península Ibérica”
  • Defende a agrupación voluntaria de parcelas xa que o 80% das que existen en Galicia teñen menos dunha hectárea
  • Adianta que certificar a calidade da madeira é outro dos obxectivos da Lei, que impulsará o aproveitamento da investigación xenética forestal como a que se desenvolve en Lourizán
  • Explica que a norma regulará o uso do monte tanto para pastos como para usos forestais




O presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunciou hoxe que o Goberno galego ten ultimado o anteproxecto da primeira Lei de Montes que terá Galicia, unha norma que encherá un baleiro legal e cumprirá o triplo obxectivo da concienciación social, a loita contra o minifundismo e a regulación do uso do monte. Así o dixo o xefe do Executivo autonómico na súa visita ao Centro de Investigación Forestal de Lourizán, na que estivo acompañado do conselleiro do Medio Rural, Samuel Juárez e na que lembrou que, na actualidade, o monte galego se rexe por unha lei estatal “que non está pensada en sentido completo para a nosa comunidade autónoma”.

Nas súas declaracións, informou de que o anteproxecto de Lei se remitirá en maio ao Consello Forestal de Galicia e a continuación iniciará o seu trámite parlamentario. Entre os obxectivos da norma, Feijóo resaltou o de concienciar a sociedade de que o monte “é unha riqueza de todos” con independencia da súa propiedade, e de que “sen monte, sen recursos forestais, non hai medio ambiente nin hai produción de oxíxeno”. Por ese motivo avogou por “preservar o monte galego como un dos grandes viveiros da Península Ibérica”.
Alberto Núñez Feijóo salientou que a Lei de Montes contribuirá a loitar contra o minifundismo forestal, tendo en conta que o 80% das parcelas de Galicia teñen menos dunha hectárea: “Iso acredita a dificultade do aproveitamento económico e da optimización económica do monte, polo que loitar contra o minifundismo forestal é un dos principios básicos”.

Nesa liña, o presidente da Xunta defendeu a aposta da Lei pola agrupación voluntaria de parcelas forestais, pola inxección de capital na explotación do monte e por conseguir parcelas con máis hectáreas. Isto, asegurou, “significa apostar polo futuro, apostar pola economía, apostar polo medio rural e por una Galicia verde”.

Certificar a calidade da madeira do monte galego é, segundo sinalou Feijóo, outro dos obxectivos da Lei, que impulsará o aproveitamento da investigación xenética forestal como a que se desenvolve no centro de Lourizán.

Por último, o presidente galego subliñou que a Lei regulará o uso do monte tanto do pasto como dos distintos usos forestais. En definitiva concluíu que “esta será unha lexislatura en que teñamos unha Lei de Montes, en que iniciemos unha agrupación dos montes que non teña marcha atrás, en que deixemos para o pasado o minifundismo forestal e en que apostemos claramente pola certificación da madeira e polo aproveitamento dunha riqueza que non estamos aproveitando en todo o que deberíamos que é a riqueza do monte galego”.

Feijóo resaltou a importancia do centro de Lourizán no eido da investigación forestal e salientou que o Goberno galego aposta por que esta institución se siga dedicando a recuperar o tempo perdido en investigación forestal.

Fonte: http://www.xunta.es/