Los expertos apuestan por potenciar el monte



El tamaño sí que importa, al menos, si se trata de conseguir la viabilidad del monte en Galicia. Superar el minifundio con acciones para obtener superficies suficientes que permitan llevar la modernidad y la gestión profesional al monte es un objetivo compartido por todos los agentes implicados en el sector forestal, que considera que la actual estructura de la propiedad es un freno para su rentabilidad económica. Esta es una de las conclusiones evidenciadas ayer en el Foro As agrupacións de Propietarios Forestais no Futuro do Sector Forestal, que organizó el Grupo Correo Gallego en el Hotel Torres de Compostela, en Santiago.

El director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, encargado de inaugurar la jornada, explicó en detalle el decreto por el que la Xunta promoverá la creación de las sociedades de fomento forestal (sofor) mediante la agrupación de terrenos privados que, de forma voluntaria y manteniendo la titularidad de la propiedad, ceden los derechos su uso para su aprovechamiento durante 25 años a una sociedad de responsabilidad limitada. Además, en la sofor podrá entrar como socio capital privado, aunque en ningún caso podrá superar el 49%, con la intención de que las decisiones recaigan sobre los propietarios, según detacó Fernández-Couto.

El responsable de Montes subrayó que las sofor pretenden cambiar el concepto de "terrenos a monte" por el de "terrenos de monte", de forma que se creen "auténticas explotaciones forestales, modernas, viables y sostenibles", extremo en el que insistió el conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, en la clausura de este foro.

Entre los requisitos que pedirá la Administración para la creación de las sofor está el de superficie mínima, que dependerá de los aprovechamientos. Así, en el caso de que esté orientada a frutos, como castaña, con 15 hectáreas es suficiente. Si su destino es producir caducifolias será de 25 hectáreas; y se precisará el doble (50), para el resto, como pino o eucalipto. En todos los casos podrán estar hasta en tres unidades de superficie, eso sí, con un 25% del mínimo exigido.

La financiación de esta nueva figura -prevista en un decreto que se aprobará este año- fue una de las cuestiones centrales. En este sentido, Fernández-Couto aseguró que las iniciativas recibirán ayudas del 100% para su puesta en marcha y tendrán un 70% de subvención las infraestructuras como pistas, cortafuegos, puntos de agua o cercados para el ganado. Insistió en que no servirán para los "cazasubvenciones", porque será preciso hacer una preinscripción que demuestre que la iniciativa está en marcha.

ALGUNOS PEROS. Productores, empresa e industria coinciden con la Administaración en la necesidad de articular fórmulas que permitan economías de escala, reducir costes, elevar la calidad y la rentabilidad del monte. Por eso, saludan a las sofor pero también incluyen matices, como el apuntado por José Manuel Tubío, delegado de la Asociación de Empresas Forestales, que dio su "sí" a los sofor siempre y cuando "no vayan en detrimento de la inversión pública" y además "no sean la única salida". También Teresa Rañal, presidenta de la Federación de Productores da Madeira, pidió que se mantenga el respeto a las asociaciones que llevan tiempo trabajando y que no se derive en un trato discriminatorio.

Daniel Villapol, consejero delegado del del Grupo Villapol, llamó la atención sobre la necesidad de implicar a los propietarios porque de lo contrario se correrá el "riesgo de que lo que es de todos no es de nadie". Por su parte, el director de Monte-Industria, Juan Picos, instó a "elevar" el debate, porque "no sólo hay que pensar en salir del hoyo, para lo que la sofor puede ser una buena escalera, si no además no consentir que el hoyo se haga más grande", destacó.

FIGURA ESPECÍFICA. Desde el punto de vista jurídico, Juan Raposo, profesor de Derecho Civil de la Universidade de A Coruña, destacó las bondades de las sofor pero, paralelamente, animó a seguir trabajando en una "figura propiamente forestal". Ideas no faltaron y Fernández de Ana Magán, presidente de la Asociación Forestal de Galicia, invitó a la Administración a "correr con los intereses" de la financiación que requiere el monte que, a su juicio, "sería más barato que correr con las subvenciones".

El director xeral de Montes afirmó que la Xunta trabaja para que el Gobierno central -que tiene la competencia- habilite una figura específica y haga los cambios oportunos para que la fiscalidad de estas agrupaciones sea más ventajosa, "al menos la misma que la de los particulares".

Fuente: http://www.elcorreogallego.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tablas de precios orientativos de la madera