El sector forestal que hay ahora es inviable

Antonio de María Angulo, presidente de Silvanus


El futuro del monte gallego está en una encrucijada. "Actualmente, en Galicia, el sector forestal es inviable" y es necesario "actuar" sobre el "pequeño tamaño" de la propiedad, que en realidad "es el principal problema y que hace un compendio de todos los demás". Esta es la visión del profesor de la Escuela de Ingenieros Forestales de la Universidade de Vigo y presidente de Silvanus-Galicia, Antonio de María Angulo, y que expondrá en el Foro As agrupacións de Propietarios Forestais no Futuro do Sector Forestal, que organizará el Grupo Correo Gallego en el Hotel Torres de Compostela, en Santiago, el próximo viernes.


¿Cuál es la situación actual del sector forestal gallego?
Lo que tenemos ahora mismo es inviable.

¿Por qué?

La principal causa, y que hace un compendio de todas las demás, es el pequeño tamaño de las propiedades.
Pero Galicia cuenta con importantes ventajas para aprovechar el monte.Tenemos unas características muy buenas para producir, como el suelo o el clima, también muchísimo terreno forestal y tradición. Otra cosa es la gran amenaza de los fuegos, pero, en todo caso, si analizamos todo, lo único que tenemos fuera de control es el tamaño de la propiedad.

¿Cómo repercute el minifundio en la viabilidad del monte?

El tamaño de la propiedad en Galicia hace que casi ni compense cuidarla, porque al que compra la madera no le compensa ir a cortar cuatro árboles.Y llega el abandono.Claro, limpiar parcelas una aquí, otra allí, cuesta mucho y por eso cada vez está el monte más abandonado y es más el riesgo de incendios.Entonces, hablar de selvicultura ahora es difícil.Al ser parcelas tan pequeñas, no se hacen tratamientos selvícolas para obtener buena madera. Sale lo que sale y algún día, si nos acordamos de dónde está la finca, pues la cortamos.

Cada vez hay menos población en el rural, ¿es posible apostar por el sector en la distancia?

Llevamos tiempo buscando alguna fórmula para conseguir que las fincas se aprovechen. Hay que perder el concepto de que hace falta que estemos en el monte. Así como en el sector agrícola hay que vivir allí cerca para ir a la finca y labrarla, en el monte no. Puedo vivir en A Coruña o Segovia y plantar y cuidar fincas, y cuando toque, invertir o apoyar una acción. Después, cuando se corte me mandarán un dinero. No hace falta estar pegados al monte.

¿Cuál es el camino?

Ir a superficies más grandes para reducir costes en labores de limpieza, para poder utilizar medios mecanizados, en lugar de manuales, que son mucho más caros. Y lo mismo para poder te-ner mejor madera con tratamientos selvícolas, e incluso a la hora de realizar las cortas.

¿Hace falta inversión?

Esto no nace de la noche para la mañana. Hace falta inversión y ese dinero no se va a recuperar hasta dentro de 25 o 30 años, hasta que se corte la madera.
Pero muchos propietarios no dispondrán de esos recursos.

¿Por qué razón no se podría hacer que agrupaciones de fincas tuviesen un apoyo o inversión a nivel de préstimos o adelantos bancarios como en su día sucedió con las hipotecas?

¿Cree que las sofor pueden ser una solución?

Tener superficies que puedan entrar en el mercado de fijación de CO2 o acceder a seguros contra incendios solo se puede conseguir creando unidades de explotación que sean viables, y esto encaja perfectamente con la figura de las sofor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tablas de precios orientativos de la madera

LA FRACCIÓN DE CABIDA CUBIERTA