Un sistema predice qué día comienzan los incendios

Investigadores del CSIC hacen pronósticos con tres meses de antelación y un nivel de acierto de entre el 90% y el 95%

Saber qué día comienza la temporada de incendios en Galicia. Una vez que el sistema de predicción gallego puede indicar con cuatro días de antelación cuatro niveles de peligro, el reto ahora es calcular las épocas con más fuegos y cuándo empiezan. En el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Santiago, el grupo comandado por la científica Tarsy Carballas ultima las pruebas de un logaritmo de predicción que señala con tres meses de antelación los 30 días consecutivos que registrarán más fuegos (los llamados picos de incendios) y, sobre todo, qué día comenzarán. En Galicia hay tradicionalmente dos: uno en invierno y otro en verano y saber cuando se producirán es muy importante a la hora de planificar todos los sistemas de prevención de incendios. "Contar con medios aéreos, por ejemplo, es carísimo, por lo que ajustar el día supone mucho dinero de ahorro", explica Carballas.

Tras dos años de pruebas, la predicción de este modelo tiene muy pocos errores, ya que alcanza entre un 90% y un 95% de acierto en los picos de incendios. Cuando hablamos de los días en que empieza la temporada de fuegos el margen de error es de tres días más o tres días menos. "Nos podemos confundir en seis días", resume la científica. Sin embargo, el algoritmo tiene que enfrentarse aún a los incendios del anómalo 2009 para saber como funciona el sistema ante "años raros de meteorología que pueden trastocar el ritmo de incendios". Aunque la predicción es a tres meses, la efectividad del sistema mejora según se acerca la fecha y entran nuevos datos el sistema se va corrigiendo y mejora el acierto. "A un mes se equivoca mucho menos" y permite tener preparados con tiempos los sistemas de extinción. Aunque el modelo calcula los periodos para toda la Comunidad, también se puede configurar su uso para zonas más pequeñas, divididas por clima, en las que funciona "mucho mejor". En Galicia se pueden calcular unas seis o siete.



El sistema se nutre de las bases de datos sobre el número de incendios de los últimos 25 años y los meteorológicos acumulados en el mismo periodo para predecir la localización temporal de los picos. La conclusión fue que normalmente el pico de invierno es a principios de primavera mientras que el de verano se pueden producir entre principios de julio y septiembre.



Para averiguar el día que comienza este periodo se elaboró otra ecuación estadística basada en el comportamiento histórico de las fechas de inicio de los picos. Pero la fórmula no funciona sin una predicción meteorológica para los próximos tres meses. Y a los investigadores, que pertenecen a grupos de la Universidad de Santiago, A Coruña, Vigo y el CSIC, les costó encontrarlas. En Galicia no se hacen, así que tuvieron que salir a Europa y a Estados Unidos, hasta que localizaron en Reino Unido una institución que predice "muy bien" para la Comunidad gallega. Sin embargo, conseguir un pronóstico con tanto tiempo de antelación supone que sólo pueden facilitar el porcentaje de probabilidad respecto a la temperatura y a la precipitación. La predicción también cojea porque no facilita otros factores que sí se consideran para pronósticos de incendios como la humedad relativa o la velocidad y la dirección del viento.



En el área que conforman Galicia y el Norte de Portugal se producen el mayor número de incendios de la Unión Europea y es además, la zona que tiene más fuegos por hectárea y habitante del mundo. Por ello, el equipo de trabajo planea hacer también un sistema de predicción para el Norte del país vecino pero, por ahora, falta que su Gobierno les facilite los datos necesarios. En Galicia, el 90% de los focos de incendios están provocados por la mano del hombre -ya sea con intención o por un descuido-, un factor difícil de controlar (por eso el sistema incide en que saber cuando comienza el pico de incendios es fundamental para mejorar la extinción) pero que "indirectamente" está recogido en toda la información histórica sobre incendios, explica Tarsy.

Ahora trabajan también en un índice de vegetación para, según el tipo de plantas, calcular la velocidad de propagación de incendios. El sistema, aunque "está preparado para usarlo", aún no ha sido presentado a la Xunta. Falta seguir viendo qué tal se comporta con los últimos años.

Fuente:http://www.elpais.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tablas de precios orientativos de la madera

Un monte viable económicamente, eje de las propuestas de la cadena de valor de la madera para el futuro forestal